Seleccionar página

Hoy continuamos añadiéndole valor al regalo personalizado, esta vez trabajando el factor sorpresa desde una tarjeta de regalo original y llena de emociones.

¡Y es que no hay mejor momento que el de recibir un regalo!

Aunque te parezca un hecho simple,  y de corta duración, unos segundos bastan para fijar ese recuerdo en la memoria para toda la vida. Unos segundos a los que, si te lo propones, puedes sacarle mucho partido. Aunque sea un tópico, no nos cansamos de repetir que los detalles marcan la diferencia ¡¡SIEMPRE!!

Una tarjeta previa al regalo es una bienvenida a la sorpresa, desde que el/la protagonista la abre, da comienzo un bonito camino lleno de emociones, imaginación, intriga….hasta que llegas a la meta: el regalo personalizado. Sería como la tarjeta de presentación de un regalo diseñado por ti de principio a fin.

Aunque hace poco estuvimos hablando de cómo organizar una fiesta de cumpleaños paso a paso, una tarjeta de regalo es perfectamente válida para otros escenarios como aniversarios, santos, días señalados en el calendario, fiestas o simplemente porque un día, al azar, quieras tener un detalle original con una persona especial.

A través de este post, queremos compartir las ideas más originales que hemos encontrado para dejar con la boca abierta:

Tarjetas con texto emotivo: Comenzamos con la tarjeta más básica, ideal para expresar todos esos sentimientos que tienes en tu interior, y que no te atreves a decirle en el día a día. La originalidad de esta idea reside más en el texto que en la propia tarjeta, así que tómate tu tiempo y pon tu corazón en unos párrafos.


Tarjetas con fotos: Si eres de las personas que piensan que una imagen vale más que mil palabras, olvídate del texto emotivo e inunda la tarjeta de fotografías vuestras o que representen momentos inolvidables. Como idea, recomendamos añadirle un cordel y un paquete de pinzas pequeñas, para que esas fotos además de emocionar, decoren un espacio

Tarjetas con Diseño Original: Empezamos con las ideas para los más creativos. Aunque aquí el abanico de posibilidades es muy amplio, lo más llamativo es trabajar desde el 3D. La idea que más nos gusta es la mezcla de un dibujo en 2D con un elemento sobresaliente que le proporcione un toque de realidad sin recargar la tarjeta

Tarjeta Caja: No es necesario que la tarjeta tenga la forma rectangular que acostumbramos ver. Diseña una tarjeta en forma de caja que además de presentación, sirva como envoltorio de ese regalo personalizado.

Tarjeta Calendario: Ideal para aniversarios o regalos a parejas. Una tarjeta que al abrirla contenga un calendario con los días más especiales de vuestra historia de amor. Aquí puedes introducir texto, fotografías y muchos, muchos corazones (ohhh!)

Tarjeta con dinero: Si has optado por regalar dinero en lugar de hacer un regalo personalizado (solamente te perdonamos en el caso de que fuera para una boda ^^), puedes sorprender desde la tarjeta o incluso dándole forma a los billetes

¿Se te ocurre alguna idea más?

Nos encantaría conocerlas, ya sabes que la creatividad no tiene límites

¡Hasta la próxima!