Seleccionar página

Verano es sinónimo de calor, vacaciones…y de escapadas a la costa flotador en mano. Acompáñanos a través de este artículo y descubre estos 5 consejos para pasar un día de playa inolvidable.

Te despiertas, abres los ojos y piensas en la noche que has pasado…son las ocho de la mañana y ya hace un calor horrible. Las noches de verano son todo un reto para conciliar el sueño. Ahí es cuando lo ves con total nitidez, necesitas escaparte con tu pareja, tus amigos, tu familia…a la playa para echar como mínimo el día entre arena, olas y chiringuitos.

Te pones en marcha, organizas todo y empiezas a agobiarte por la cantidad de cosas que hay que tener en cuenta para que, además de huir del calor, paséis un día inolvidable sin sorpresas desagradables.

¡No te preocupes!

Es justo en este momento donde queremos pulsar el botón de pause y compartir contigo estos 5 consejos que consideramos vitales, básicos para echar un día en la playa. Grábalos a fuego (bueno a hielo, que no estamos como para subir aún más la temperatura):

  • Si de tantas camisetas, bañadores, chanclas molonas, cremas, toallas para la ocasión…parece que te mudas de casa en lugar de ir a la playa a echar un día, no sería nada extraño pensar que tienes un problema, pero no es así. Ir a la playa implica una Licenciatura en Arquitectura con Máster en Tetris. Nuestra recomendación es buscar una bolsa de playa amplia, con bolsillos e impermeable para combatir las mareas traicioneras.

  • Consigues meterlo todo en el maletero del coche, sacas ese llavero tan bonito que te regalaron y te dispones a comenzar el viaje hacia la tierra prometida. Antes de arrancar (por si lo está leyendo la Guardia Civil), asegura que tienes el cinturón puesto, tu postura en el asiento es la más cómoda, que los espejos están en correcta posición y que el parasol está disponible para cuando Lorenzo se ponga justo en frente. Nuestra recomendación en este punto es que pienses también en el resto de ocupantes, preocúpate de su comodidad y coloca unos parasoles, efectivos al 100% contra los rayos UVA, en sus ventanillas.

  • Llegado a tu destino, toca cargar como “mulas”, resistir los 400 grados de la arena y buscar el sitio más estratégico de la playa: Cerca del chiringuito, no muy lejos del agua, pero que no haya mucha gente y si es en primera línea, mejor. Como si fueras Neil Amstrong cuando pisó la luna, clavas la sombrilla y eso ya es INAMOVIBLE. Si te planteas si era buena idea haber ido, toma aire saca tu jarra de cerveza personalizada y tómate este brebaje de los dioses, seguro que regresan las ganas.

  • No, no vamos a recomendaros que cumpláis la digestión de 4 horas para bañaros, pero en este punto nos gustaría hacer hincapié en la importancia de mantener la seguridad de vuestras pertenencias. Cada año, se denuncian cientos de robos en las playas españolas, por lo que nuestra recomendación es que os hagáis con un monedero con cremallera para llevar siempre contigo dinero y móviles, lo más valioso. De esta forma, y siempre con ojo, podrás disfrutar tranquilo de este día maravilloso de playa haciendo castillos de arena y surcando olas.

  • Y para el último consejo, nos ponemos serios, porque más allá del humor resulta fundamental que para la vuelta a casa, si conduces, te armes de PACIENCIA INFINITA. Recuerda que el objetivo no es llegar pronto, sino sanos y salvos, que un coche es una responsabilidad. Piensa en tus acompañantes y en toda la gente que te esperan en casa.

¡Felices vacaciones!